Para los que amamos el vino, una de los temas más importantes es cómo guardar el vino de forma correcta en nuestras casas para no llevarnos sorpresas una vez abiertos. En este breve artículo te dejamos algunas claves de cómo almacenar el vino en tu hogar. 

Cada casa es un mundo. Y no todos podemos conservar el vino en nuestra preciada vinoteca. No te preocupes; hay soluciones para todo tipo de espacios, siempre que se cumplan unas condiciones mínimas de exposición solar, temperatura y humedad. 

Consejos para conservar el vino en casa

Antes de hablar de cómo guardar el vino en casa, debemos tener claro que no todos los vinos son de guarda. Los vinos más económicos, espumosos, los rosados o blancos sin madera, generalmente, están diseñados para consumir en el mismo año. Aun así, debemos tener unas consideraciones de conservación para los meses que pasen en casa.

¿Botellas de vino tumbadas o de pie? Siempre tumbadas

¿Por qué? Para que estén siempre en contacto con el corcho del tapón y éste, se mantenga húmedo y con las propiedades de sellado del vino intactas.

La excepción son los vinos espumosos, que deben colocarse en posición vertical, pues sus características hacen que el corcho pueda deteriorarse. Además recuerda que los espumosos deben consumirse en el año.

Otra de las cosas que tienes que tener en cuenta es la temperatura de servicio del vino.

Conservar el vino en nevera, ¿es lo adecuado?

Demasiado frío, o un cambio muy brusco de temperatura, son dos buenos enemigos del vino. Y sí, también estamos hablando de los rosados o los blancos, que a todos nos gusta disfrutar bien fresquitos. Pues bien, que sepas que al hacerlo, estás perdiendo algunas de sus cualidades.

Lo ideal para tintos o blancos criados es coger un recipiente con agua a la temperatura deseada, e introducir en él la botella. Podemos añadir algo de hielo o, más recomendable, ir cambiando el agua para mantener la temperatura.

Conservar el vino en vinoteca, algunos trucos

Como decíamos en el punto anterior, los cambios bruscos de temperatura no le sientan bien al vino. Así que escoge un lugar sin cambios bruscos de temperatura para colocar tu vinoteca.

Además, la temperatura de conservación debe ser baja, mientras que el grado de humedad alto. Por eso es tan común encontrar bodegas o vinotecas en sótanos o espacios subterráneos. 

El nivel adecuado de humedad debe oscilar entre el 60% y el 80%.

Otros enemigos del vino: olores, ruidos y vibraciones

Tienes razón, el vino es delicado. Y para no perder ni uno de esos matices que tanto te hacen disfrutar, debemos ser cuidadosos en su conservación. 

cómo almacenar el vino

Las vibraciones -por ejemplo, las provocadas por un extractor o algún otro electrodoméstico- no ayudan a la conservación del vino. Igual que tampoco lo hacen los olores fuertes -que pueden contaminar los matices del vino- o incluso los ruidos de cierta intensidad.

Por eso la cocina, definitivamente, no es el mejor sitio para almacenar tus vinos.

¿Cómo conservar el cava en casa?

También hemos mencionado anteriormente que el cava, siempre de pie. Pero hay otros aspectos que debes tener en cuenta. 

Escoge un lugar fresco de tu casa -la temperatura ideal oscila entre los 10º y 15º-, preferiblemente seco y alejado de la luz solar para guardar tus botellas de cava.

Cuando hayas decidido que es el momento de disfrutarlo, no lo coloques en la puerta de la nevera para enfriarlo. Con la preparación de la cena, lo más normal es que abras y cierres la puerta de la nevera constantemente, estropeando la calidad del cava. 

Si no te has terminado la botella y decides guardarla para más adelante, lo más indicado es usar un tapón hermético con fijación; nada de trucos de cucharitas de postre sobre la boca de la botella.

Si te gusta esta bebida tradicional, seguro que te interesa saber cuál es el proceso de elaboración del cava.

Cómo guardar el vino una vez abierto

Cuando abres un Dehesa de Luna, es difícil no degustar hasta la última gota. Pero si has logrado controlarte y dejar parte de la botella para otro momento, nunca la tapes usando el mismo corcho. Lo más indicado para conservar las propiedades del vino es usar una bomba de vacío manual y guardar el vino en un lugar fresco y alejado de la luz solar. Olvídate de guardarlo en la nevera.