La uva Syrah española y sus orígenes

Smiley face

La uva Syrah es una variedad de origen un tanto desconocido pero que ha llegado a España para quedarse. Son muchas zonas vitivinícolas de todo el territorio nacional que han decidido apostar por ella por su calidad y sus características que produce vinos con un gran potencial.

Sin duda, la variedad de uva Syrah ha llegado a España para quedarse. Hasta no hace mucho, en torno a los años 80 del pasado siglo XX, esta uva estaba localizada en Francia, país que la cultivaba casi en exclusividad. Sin embargo, es una variedad que ha vivido un despegue y un auge en los últimos años por su calidad, sus peculiares características y su potencial para elaborar vinos elegantes para todos los gustos.

De origen un tanto desconocido, recientes estudios de ADN han situado su procedencia en el valle francés del Ródano. Hasta entonces, por su sugerente nombre y su similitud con el nombre de la ciudad persa de Shiraz, se pensaba que éste podía ser su origen y que llegó a occidente a través de los fenicios, aunque otras teorías señalaban su cuna en la isla italiana de Sicilia. No obstante, hoy en día la uva Syrah ha dejado de ser patrimonio casi exclusivo de los franceses para extender su cultivo prácticamente por todo el mundo. Y España no es una excepción.

Y es que la Syrah es una uva que no defrauda nunca. Esta variedad se ha adaptado a la perfección al clima y al suelo de cada una de las regiones españolas en las que se cultiva, no es una de esas variedades más complicadas de cultivar, es fuerte y resistente y es capaz de producir unos vinos aromáticos, sabrosos, estructurados, de gran color y sabor y con una gran capacidad de envejecimiento. Todo ello ha hecho de ella una uva muy extendida y muy aceptada en gran parte del territorio nacional, tanto para la elaboración de vinos monovarietales como en combinación con otras variedades tintas de nuestro país.

El cultivo de uva Syrah en España

Aunque hay otras variedades de uva como la Tempranillo, autóctona española, mucho más implantadas en los viñedos españoles, el cultivo de uva Syrah en España supera ya, según los últimos datos que maneja el Ministerio de Agricultura, las 20.000 hectáreas. Con todo ello, es la séptima variedad de uva tinta más cultivada en el país, por detrás de otras variedades tradicionalmente cultivadas en España como la Tempranillo, la Bobal, la Garnacha o la Cabernet Sauvignon, mientras que en el mundo es la tercera variedad tinta más producida, tan solo superada por la Cabernet Sauvignon y la Pinot Noir.

La llegada a España de la uva Syrah no se produjo hasta el año 1982, cuando el Marqués de Griñón y su enólogo Emile Peynaud apostaron por ella para la elaboración de sus vinos en sus bodegas de Toledo. A partir de ahí su cultivo se extendió por otras regiones y comenzaron a elaborarse vinos monovarietales con esta variedad en Jumilla y Alicante. Sin embargo, hoy podemos encontrar la uva Syrah en todo tipo de vinos tintos de casi todas las regiones. Castilla-La Mancha, Valencia, Murcia, Cataluña, Aragón, Extremadura, Andalucía o Canarias son algunos de los territorios donde esta uva está ya asentada. Todo ello es gracias a que es una variedad que se ha adaptado muy bien al clima mediterráneo y a sus altas temperaturas, donde produce vinos intensos con aromas complejos a tabaco y notas herbáceas, a fruta madura y violetas, de una calidad excepcional, y donde ha encontrado interesantes compañeras de viaje como la uva Tempranillo.

La uva Syrah y Dehesa de Luna

En Dehesa de Luna Finca Reserva de Biodiversidad, la uva Syrah ha estado presente en sus producciones desde sus orígenes. Y es que Albacete es un territorio donde esta uva ha sabido desarrollar todo su potencial y su máxima calidad. A todo ello hay que unirle las peculiares características del viñedo de Dehesa de Luna. Desde el Campo de Montiel y rodeado de 3.000 hectáreas de naturaleza, este viñedo ha sabido trasladar a sus uvas un carácter único y especial para la elaboración de vinos redondos y elegantes. Y la uva Syrah no es una excepción.

Cultivada con mimo durante todo el año, la Syrah está hermanada con la Tempranillo y la Cabernet Sauvignon con mucho estilo y calidad para crear Dehesa de Luna Orígenes, un vino que es el origen y el inicio de la historia de la bodega y con el que empezó una andadura especial para dar un toque único a vinos de la máxima calidad. De esta forma, la uva Syrah está presente para crear un vino intenso y redondo donde cada variedad cuenta su historia, pero que, unidas, van de la mano para ofrecer una experiencia única y muy satisfactoria para los paladares más exigentes. Un vino que es una apuesta segura para disfrutar de los matices de una uva que ha conquistado a los amantes del buen vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *