Cómo diferenciar el cava brut

Smiley face

Seguro que muchos de los lectores desconocen el significado de palabras como brut, brut nature, semiseco o dulce. Todas ellas son las que aparecen en las botellas de cava, champán y vinos espumosos para aportar un dato fundamental a la hora de su elección, el dulzor y el grado de azúcar del vino.

Brut, brut nature, extra brut, semiseco, dulce… Todo esto son denominaciones que se encuentran en las etiquetas de todos los cavas, champán y vinos espumosos y muy pocos saben su por qué. Sin embargo, conocer el significado de cada una de estas denominaciones es fundamental para diferenciar el brut de otros tipos de cava y acertar en la elección correcta, ya que marcan su dulzor.

El grado de dulzor de estos vinos espumosos es una de las consecuencias de su particular proceso de elaboración. Las singulares burbujas que caracterizan los vinos espumosos se producen tras un proceso de segunda fermentación del vino, un proceso que se realiza en la propia botella. Esta segunda fermentación deja en el vino posos, restos de las levaduras que se producen durante el proceso, y que es necesario eliminar antes de su salida al mercado. Este procedimiento se conoce como ‘degüello’.

Durante este degüello se eliminan los restos de la fermentación, por lo que también finaliza el proceso de crianza y, a la vez, se pierde una pequeña parte del vino. Es por ello que hay que rellenar la botella con lo que se conoce como licor de expedición y que será lo que, a su vez, añada el azúcar y el dulzor final al producto, ya que el azúcar propio de la uva se consume durante esta segunda fermentación. Una vez añadido este licor el vino está listo para ser cerrado definitivamente con los característicos tapones en forma de seta para garantizar su conservación y su calidad hasta el momento de descorcharlo para ser degustado.

El dulzor y sus denominaciones

Estas peculiares denominaciones que vemos en las botellas expresan la cantidad de azúcar añadido por cada litro de vino a través de ese licor de expedición. ¿Quién no ha dudado a la hora de comprar un cava o un champán sobre estas denominaciones? Sin embargo, conocerlas y entenderlas es mucho más sencillo de lo que en un principio pueda parecer. De esta forma, las denominaciones brut son las menos dulces y, por lo tanto, a las que menos azúcar se le añade. Sin embargo, los semisecos, secos y dulces llevan una mayor concentración de este producto.

Con todo ello, el brut nature es el que menos azúcar añadido lleva y reciben esta calificación aquellos vinos espumosos, cavas y champán que tienen menos de tres gramos de azúcar por litro. Por su parte, el extra brut lleva entre tres y seis gramos de azúcar por litro y el brut entre 7 y 15 gramos de azúcar por cada litro. A partir de ahí, la denominación deja de ser brut para pasar a los secos y el contenido de azúcar aumenta de forma exponencial hasta llegar al dulce. De esta forma, el cava y champán seco será aquel que tenga entre 16 y 35 gramos de azúcar por litro y el semiseco entre 36 y 50 gramos de azúcar en cada litro. Finalmente, el dulce es aquel cuyo contenido de azúcar supera los 50 gramos por litro.

Características del cava brut

cava-brut-naturePor todo ello, estos vinos espumosos son vinos muy versátiles y no maridarán igual unos que otros ni gustarán lo mismo unos que otros. Aunque la tendencia del mercado es que se ha reducido mucho el consumo de los secos, semisecos y dulces para potenciar los brut, lo cierto es que hay posibilidades para todos los gustos.

Si dicen que en el medio está la virtud, los brut son aquellos a los que, aunque cuentan con algo de azúcar añadido a través del licor de expedición, esta cantidad no llega a prevalecer para que predomine el sabor dulce en su degustación. Y es que las denominaciones brut son aquellas que mejor conservan las características organolépticas del propio vino, por lo que son muy apreciados por los amantes de los vinos, de los cavas y del champán.

Es por ello que los champán de Dehesa de Luna son brut. Tanto el Jean Milan Brut Rosé como el Jean Milan Blanc de Blancs tienen una concentración de 8 gramos de azúcar por litro, mientras que en el Jean Milan Terres de Nöel la cantidad de azúcar es de 6 gramos por litro. Esto hace que estas propuestas, de la máxima calidad, sean perfectas para acompañar casi cualquier plato y tienen la capacidad de convertir en inolvidables e inigualables los momentos en los que se degustan, que quedarán en la memoria de los afortunados comensales. Aperitivos, mariscos, pescados, algunas carnes, sorbetes o postres son solo algunas de las posibilidades que ofrecen los brut  Dehesa de Luna, una apuesta segura para sorprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *