Las aves y la fauna en la bodega Dehesa de Luna

Smiley face

La filosofía de Dehesa de Luna Finca Reserva de Biodiversidad es el máximo respeto por la tierra y la naturaleza que rodea a la bodega y eso se nota en cada uno de sus vinos. Si el vino y los viñedos absorben lo mejor del terruño en el que se cultiva, un viñedo rodeado de 3.000 hectáreas de naturaleza virgen solo puede dar vinos únicos en los que, además, se han integrado de una forma especial a los otros grandes protagonistas de la finca, las aves y su fauna, que protagonizan cada una de las etiquetas

Sólo el nombre ya dice mucho de la bodega y de su apuesta por la naturaleza y lo natural. Dehesa de Luna Finca Reserva de Biodiversidad no es una bodega al uso. Es una bodega especial en la que todo está rodeado y marcado por la naturaleza, el aprovechamiento de los recursos naturales, la biodiversidad y las peculiaridades del terruño, de su flora y de su fauna. Ubicada en La Mancha, en pleno corazón de Campo de Montiel, Dehesa de Luna es una finca rodeada de 3.000 hectáreas de naturaleza virgen en la que apenas el 4% se destina a viñedo. Todo lo demás son encinas centenarias y una amplia variedad de flora y fauna que dan a los vinos ese toque tan especial.

Y es que si el viñedo se impregna de la tierra en la que se cultiva, un vino elaborado de forma artesanal y natural, respetando las cualidades del suelo y en consonancia que la flora y la fauna que lo rodea no es comparable con ningún vino del mundo. Y es precisamente eso lo que hace a esta bodega y su amplia variedad de vinos tan especiales. Adentrarse en esta finca es alejarse del mundanal ruido y disfrutar de un paisaje manchego característico rodeado de todo tipo de vegetación y en el que la bodega se integra en el paisaje para transmitirle a sus vinos lo mejor de él.

Las aves de Dehesa de Luna

Si el viñedo comparte protagonismo con otros cultivos en Dehesa de Luna Finca Reserva de Biodiversidad, no menos importante son la fauna y las aves que sobrevuelan esta finca. Una zona marcada por las aves rapaces y donde se pueden avistar casi todas las especies rapaces que hay en España. Todo un lujo que la bodega ha sabido respetar y aprovechar para elaborar vinos únicos capaces de satisfacer y sorprender a los paladares más exigentes.

Dehesa de Luna es una finca con gran presencia de animales salvajes que corretean entre el viñedo y el bosque mediterráneo que lo acompaña, animales que se cuidan y se respetan para hacer de la finca ese lugar tan especial que es. Sin embargo, los grandes protagonistas de Dehesa de Luna son las aves. Aves que han conseguido hacerse un hueco tan especial en la bodega que son las grandes protagonistas de las etiquetas de todos los vinos que se elaboran en ella.

Perdices rojas y sus polluelos, que son uno de los símbolos de la finca, águilas imperiales y reales, culebreras, perdiceras, avutardas, azores, halcones peregrinos o milanos son sólo una pequeña muestra de la gran cantidad de aves que se pueden ver sobrevolando los viñedos. Una característica capaz de sorprender al visitante para disfrutar de una experiencia completa en torno al vino y la naturaleza.

Las aves y las etiquetas de los vinos de Dehesa de Luna

La importancia y el protagonismo de las aves de Dehesa de Luna no son sólo palabras para la bodega. Su importancia se refleja en las etiquetas y en la filosofía puesta en marcha desde sus orígenes y que puede resumirse en un vino, un ave diferente. Y es que cada una de las especies de aves que surcan la finca pueden verse en cada una de las etiquetas de los vinos elaborados en la bodega y en las que el simbolismo de cada una de las aves queda reflejado en el carácter de sus vinos.

Todo ello se debe a la apuesta por la biodiversidad, la naturaleza y la sostenibilidad. Si el natural es tan importante, las botellas y los vinos de Dehesa de Luna deben reflejarlo. Por ello, cada variedad de vino está ilustrada con un ave. La perdiz roja, unos de los símbolos de la finca y asentada en la zona hace cientos de años, protagoniza Dehesa de Luna Orígenes, mientras que el águila imperial muestra el carácter del vino Gran Luna. Por su parte, otro de los vinos emblemáticos de la boda, Dehesa de Luna Graciano, está irremediablemente unido al milano real y la rapidez del halcón peregrino a Dehesa de Luna Garnacha Blanca. Y así hasta completar la colección de vinos de la finca.

Unas etiquetas especiales para una filosofía especial y unos vinos especiales elaborados en el corazón de La Mancha para convertirse en los aliados perfectos de momentos tan especiales y únicos como la bodega y la finca que los vio nacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *