100% Graciano, 100% calidad

Smiley face

La uva Graciano es, sin duda, sinónimo de calidad, de la máxima calidad. Aunque tradicionalmente se ha utilizado para ensamblajes con otras variedades como la Tempranillo o la Garnacha, esta variedad ha sabido hacerse un hueco en el mundo de los vinos monovarietales y ya es la principal protagonista de vinos elaborados únicamente con esta uva a lo largo y ancho del planeta.

La uva Graciano es una uva tinta española. Aunque su origen se sitúa en el norte de la península ibérica, en regiones como La Rioja o Navarra, su cultivo se ha extendido por todo el país, de norte a sur y de este a oeste y tiene presencia en gran parte de las comunidades y regiones vitivinícolas y en un buen número de denominaciones de origen. En Andalucía se la conoce como Tintilla de Rota, aunque los estudios genéticos han demostrado que, sin duda, son uvas idénticas. El auge y crecimiento de esta uva se ha debido a su gran calidad. La Graciano es una variedad potente, resistente y con gracia para aportar a sus vinos matices y aromas únicos e irrepetibles.

Esta uva es de alta productividad. Una uva minoritaria que, poco a poco, va dando pasos de gigante por su gran potencial para hacer de los vinos en los que tiene presencia un producto redondo, con cuerpo y elegante capaz de seducir a todo tipo de consumidores.

Vinos monovarietales de Graciano

En muchas ocasiones se asocian los grandes vinos a la estudiada combinación de variedades de uva para conseguir aromas, matices y sabores únicos y diferenciados. Sin embargo, cada vez es más habitual encontrar un gran vino elaborado con una única variedad de uva. Unos vinos que han sabido hacerse con un importante hueco en el mercado y que hoy en día son muy cotizados en todo el mundo. Los vinos monovarietales son vinos que utilizan en su elaboración una única variedad de uva, aunque también pueden considerarse monovarietales aquellos en los que la uva principal supone al menos el 85 por ciento. Se trata de unos vinos complejos de elaborar y en los que es fundamental la mano del viticultor y los enólogos.

Quizá, de las uvas autóctonas españolas la Graciano sea la menos habitual para la elaboración de vinos monovarietales y sea más común encontrarla en elaboraciones con otras variedades como la Tempranillo o la Garnacha. Sin embargo, un vino 100% Graciano es una apuesta segura capaz de sorprender a todo el que lo deguste. Se trata de un vinos elegantes y sin complejos, de color vivo y muy intenso, con cuerpo y múltiples aromas como la fruta fresca, frutas negras, especias o almendras amargas. Además, los monovarietales de Graciano, debido a su gran longevidad, pueden ser vinos tanto de crianza como reserva o gran reserva. Y es que degustar un vino 100% Graciano es saborear un producto de largo recorrido que deja en la boca un final un final dulce, adecuado para cualquier momento y ocasión.

La uva Graciano y Dehesa de Luna

Sin duda, la uva Graciano es sinónimo de complejidad, máxima calidad y mucho potencial para la elaboración de vinos elegantes y con cuerpo. Su desarrollo y extensión se ha debido a que es una variedad con mucho potencial, ya que es una uva que se adapta bien a cualquier tipo de suelo y es resistente a la sequía. Además, es una uva de baja fertilidad y brotación y maduración tardía, lo que hace que corra pocos riesgos en las heladas de primavera.

Se trata, sin duda, de una uva especial y muy delicada que en Dehesa de Luna Finca Reserva de Biodiversidad sus viticultores cuidan con mimo para obtener lo mejor de ella. Y es que, desde sus inicios, Dehesa de Luna supo ver el potencial de esta uva y apostó por ella para la elaboración de un vino monovarietal. Esta variedad está presente en apenas una hectárea de los viñedos de la finca, sin embargo, las características del clima del Campo de Montiel y los suelos en los que crece le han conferido unas características muy especiales que los enólogos han sabido volcar en un vino también muy especial.

El vino 100% Graciano de Dehesa de Luna es elegante, aromático, con mucho cuerpo y acidez, de un tono rojo intenso y aromas a fruta y especias, un vino equilibrado y atractivo para los consumidores, que propone a quien lo prueba un intenso viaje por los sentidos. Un recorrido por las bondades de un vino de la máxima calidad, que ha encontrado en Dehesa de Luna una interpretación especial para una variedad de uva especial, que da lo mejor de sí misma en cada botella y ha conseguido un vino único.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *